¡6 razones por las que algunos no abordarán el cambio climático!

Una de las cosas más – preocupantes, y más – frustrantes, sobre el estado de la política y el discurso público de esta nación es el grado de partidismo, incluso, cuando un problema, si se deja – sin abordar, en un pozo – considerado, de manera oportuna, tiene, potencialmente, ramificaciones nefastas! En tiempos recientes, hemos sido testigos, quizás, del mayor grado de política partidista, ¡hemos visto, en la memoria reciente! Incluso, cuando parece ser sentido común, y no debería ser un tema político, ¡se hace uno! Cuando, casi todos los científicos del clima y expertos/profesionales, nos informan, los riesgos son, no solo, reales, sino urgentes, ¡todavía vemos poco logrado! ¿Por qué los funcionarios electos y los políticos no abordan el cambio climático más temprano que tarde, cuando puede ser demasiado tarde? Si no nos centramos en un camino realista, hacia adelante, en algo tan urgente como este, ¿cuándo lo haremos? Con eso en mente, este artículo intentará, brevemente, considerar, examinar, revisar y discutir, 6 posibles razones/explicaciones, por qué, algunos no lo abordarán, ahora.

1. Teorías de conspiración/ negaciones: Cuando los teóricos de la conspiración, parecen tener, alguna teoría, sobre, por qué, pasa algo, ¿de qué sirve, eso sirve? En lugar de tomar acciones viables, con demasiada frecuencia, los políticos dedican más tiempo a cubrir – sus – preferencias personales y popularidad, usando promesas vacías y retórica, así como negaciones, culpando y quejándose, y rehusándose a servir, ¡el bien mayor! ¡Realmente deberíamos preguntarnos por qué el público estadounidense tampoco lo reconoce, se niega a enfrentar – los – hechos y darse cuenta de las posibles ramificaciones dañinas de la procrastinación, cuando se necesita una acción oportuna!

2. Miedo a cometer: Demasiados funcionarios electos y/o aquellos que buscan un cargo parecen tener miedo de comprometerse con cualquier cosa, especialmente, cuando puede que no sea políticamente conveniente.

3. No lo consideres una verdadera prioridad: Si alguna de estas personas no considera que el Cambio Climático es una prioridad máxima, que debe abordarse de manera significativa, de una manera bien considerada y oportuna, no debería serlo, en sus posiciones, porque sus acciones ( o la falta de ellas), son indicativas de percepciones, prioridades y realidad defectuosas.

4. Codicia económica: ¡Quizás, la principal causa de no hacer nada, en consecuencia, es la codicia económica! Obviamente, el logro de los ideales debe incluir la reducción de los impactos de carbono, lo que significa usar muchos menos combustibles fósiles y depender, en mayor medida, de soluciones sostenibles, etc. ¡No debemos permitir que la avaricia y/o el interés propio y/o cualquier agenda personal/política ponga en peligro a nuestra nación y al planeta!

5. Agenda personal/política/interés propio: ¿Cuándo dejaremos de permitir agendas personales/políticas e intereses propios para permitir ramificaciones/impactos potencialmente peligrosos?

6. Dilación: Como, a menudo, presenciamos, la procrastinación es un comportamiento dañino, que produce ramificaciones potencialmente evitables, cuando las acciones necesarias, de manera oportuna y bien considerada, son el mejor y más inteligente camino a seguir.

Negar el Cambio Climático, no lo logrará, ¡vete! ¡Despierta, América, y exige acciones viables, antes de que sea demasiado tarde!

Leave a Reply

Your email address will not be published.