Estrategia empresarial: las cinco estrategias competitivas genéricas

Cuando era más joven… yo [didn’t] quieres que te encasillen… Básicamente, ahora quieres que te encasillen. Es tu nicho. – Joan Chen, actriz

Una estrategia comercial representa el plan de juego que su empresa utilizará para administrar su negocio, ganar participación de mercado y realizar operaciones. Este plan de acción determina cómo la empresa atraerá y satisfará a los clientes, competirá con eficacia y logrará los objetivos de gestión. Desarrollar una estrategia debe significar que hay una dedicación gerencial para seguir un grupo específico de acciones que mejorarán el desempeño del mercado financiero de la empresa y aumentarán sus resultados.

Cómo la gerencia hará crecer el negocio mientras crea una base de clientes leales y supera a los rivales que compiten se convierte en la perspectiva para los objetivos a corto y largo plazo. Para impulsar el desempeño y tener éxito, cada pieza funcional del negocio (investigación y desarrollo, actividades de la cadena de suministro, producción, ventas y marketing, distribución, finanzas y recursos humanos) debe estar unificada en operación. Claramente, la elección de la estrategia por parte de la gerencia debe guiarse por la declaración de la misión y la visión de la empresa. La elección estratégica hecha por la empresa y por los gerentes habla en voz alta… “Rodeados de los innumerables enfoques comerciales únicos y formas de competir que podríamos haber seleccionado, hemos decidido utilizar esta combinación particular de enfoques competitivos y operativos para impulsar la empresa. en la dirección planificada, aumentando su posición en el mercado y su competitividad, y avanzando en la ejecución”. Casi nunca estas conclusiones con respecto a la estrategia son sencillas e indoloras para cualquier empresa, y algunas de las conclusiones pueden resultar erróneas, pero eso no es una justificación para no tomar una decisión sobre un camino de acción específico.

Al desarrollar una estrategia comercial, se debe considerar la situación actual de su empresa. Los gerentes deben ser impulsados ​​a evaluar el ambiente de negocios para la industria en particular y las fuerzas competitivas, el desempeño reciente de la compañía y su estatus en el mercado, sus puntos fuertes y habilidades, y sus puntos débiles competitivos. Dependiendo de las necesidades y la visión de la empresa, los gerentes se ven obligados a establecer un camino claro para la dirección. De ninguna manera es este camino absoluto. Poner un pie en este camino de acción requiere que la estrategia de la empresa evolucione en el tiempo con una actividad tanto proactiva como reactiva. El desarrollo de la estrategia de la empresa está destinado a guiar a la empresa en la dirección planificada mientras hace crecer el negocio y mejora el rendimiento financiero y de mercado. Perfeccionando así la visión de la empresa y fortaleciendo la declaración de misión de la empresa.

Este artículo describe las cinco opciones básicas de estrategia competitiva: cuál de las cinco utilizar es una elección importante y fundamental para cualquier empresa. Al desarrollar esta estrategia general, su empresa está comenzando su búsqueda de una ventaja competitiva. Las principales diferencias entre las estrategias competitivas se reducen a (1) si su empresa establece un objetivo de mercado que es amplio o limitado, y (2) si su empresa busca una ventaja competitiva vinculada a la diferenciación de producto o de bajo costo.

Los cinco enfoques de estrategia competitiva distintos que se destacan son los siguientes:

Las cinco estrategias competitivas genéricas

1. un estrategia de proveedor de bajo costo – Esforzarse por lograr costos generales más bajos que los rivales y atraer a un amplio espectro de clientes, generalmente por debajo de los precios de los rivales.

2. un amplia estrategia de diferenciación – buscar diferenciar la oferta de productos de la compañía de la de los rivales de manera que atraiga a un amplio espectro de compradores.

3. Un estrategia de proveedor de mejor costo – dar a los clientes más valor por su dinero mediante la incorporación de atributos de productos buenos a excelentes a un costo menor que los rivales; el objetivo es tener los costos y precios más bajos (mejores) en comparación con los rivales que ofrecen productos con atributos comparables.

4. Un estrategia enfocada (o de nicho de mercado) basada en costos bajos – concentrarse en un segmento de compradores estrecho y superar a los rivales al tener costos más bajos que los rivales y, por lo tanto, poder servir a los miembros del nicho a un precio más bajo.

5. Un estrategia enfocada (o de nicho de mercado) basada en la diferenciación – concentrarse en un segmento de compradores estrecho y superar a los competidores ofreciendo a los miembros del nicho atributos personalizados que satisfagan sus gustos y requisitos mejor que los productos de los rivales.

Cada uno de estos cinco enfoques competitivos genéricos establece una posición de mercado diferente. La decisión sobre qué estrategia genérica emplear es posiblemente el compromiso estratégico más vital para su empresa. Este compromiso impulsará el resto de las acciones estratégicas que su empresa acuerde y marcará la pauta para su búsqueda de una ventaja competitiva sobre los competidores mientras “Crea su Propio Camino” en el éxito empresarial.

Leave a Reply

Your email address will not be published.