Mantener la calma y la educación en un mundo enojado

En más de un año de tener un nuevo presidente de los Estados Unidos, el mundo se ha vuelto muy dividido y enojado, necesitando consuelo y respuestas que no llegan. ¿Quién tiene razón? ¿Quién está equivocado? ¿Cómo se atreve la otra parte a pensar de esa manera? ¡Noticias falsas! La respuesta a todo está en educarnos a nosotros mismos, mantener la calma, identificar nuestra propia moral y mantener la mente abierta. Ir más allá de las noticias para estudiar la historia, la psicología y las biografías pasadas de los actores políticos.

Para entender realmente por qué la otra parte está tan enfadada con su presidente, lea cómo llegó al poder. Sus filosofías, métodos para atraer a una audiencia y el trato a otras personas. ¿Crees que es honesto, empático y diplomático? ¿Fomenta la unidad o la disidencia? ¿Es un rebelde que abre un nuevo camino hacia una vida mejor o un tirano que usa tácticas psicológicas para manipular y controlar a todos los que lo rodean? ¿Estás de acuerdo con sus métodos o te resultan molestos? Solo tú puedes decidir lo que está bien y lo que está mal. Sigue tus verdaderas creencias internas, no las de otra persona. Mantener la mente en calma nos permite pensar con claridad y no abrumarnos.

Leer la historia es una buena manera de entender los estilos de liderazgo del pasado, para compararlos con cómo son los líderes de hoy. Comprender realmente el surgimiento de la Segunda Guerra Mundial, cómo gobernaron FDR, Churchill y Hitler, nos ayuda a comparar con los métodos de liderazgo modernos. Sus estilos eran muy diferentes. Fue necesario que los países se unieran como un equipo para manejar a un dictador agresivo, que llegó al poder basado en la manipulación, el carisma y las mentiras. El ascenso de Hitler al poder es un estudio de psicología de los trastornos del estado de ánimo como la sociopatía y el narcisismo. Sin juicio ni ira, observe cómo una persona así pasó de prometer el sol y la luna al pueblo y luego llevó a su país y a otros a las profundidades de la destrucción. ¿Cuál fue su motivación? Poder y control.

El estudio de los trastornos psicológicos ayuda a comprender las motivaciones de los líderes con trastornos del estado de ánimo. Los más malévolos, los dictadores, son astutos sociópatas y narcisistas. Utilizan técnicas de lavado de cerebro como el carisma, la repetición constante de mentiras y manifestaciones para reforzar sus creencias una y otra vez, hasta que los miembros del público más vulnerables les creen. Luego construyen sobre esta base de mentiras mediante el uso de técnicas psicológicas como “gaslighting” para ganar lentamente el control y la aceptación. Con el tiempo, comienzan a intimidar y atacar a quienes no están de acuerdo con ellos. Sus tácticas se vuelven más crueles e intensas a medida que pasa el tiempo. Simplemente observe y compare/contraste a los líderes del pasado con los de hoy. ¿Quién es un líder bueno y justo? ¿Quién no? Ignorando las líneas partidistas y lo que dicen las noticias, ¿quién crees que es bueno para ti y tu familia?

Al final, es importante tener en cuenta que no podemos cambiar la opinión de otras personas cuando se trata de partidos políticos. Nuestro deber es con nosotros mismos, conocer los hechos verdaderos y no depender de la cháchara general que circula por diferentes fuentes. Elimina la emoción de todo y concéntrate en los hechos. Lea los artículos citados sobre historia, psicología y comprenda que son válidos para ayudarnos a comprender los errores de los líderes del pasado con trastornos del estado de ánimo y, en última instancia, fracasados. Nuestro futuro depende de que todos defendamos la honestidad, la diplomacia y la justicia. Confiar en personas poco saludables no es más que una receta para el fracaso por lo que debemos ser muy prudentes en nuestras elecciones. Mire más allá del brillo, el carisma y el glamour y vea la verdadera personalidad. En un mundo de noticias falsas, confiar en los hechos es nuestra forma de salir del caos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.