¿Por qué las startups necesitan coaching empresarial?

Si lo piensas bien, una startup es como un equipo de fútbol al comienzo de la temporada. Se necesita la combinación correcta de habilidades, talento, liderazgo y visión para el éxito para comenzar y superar a la competencia. Pero incluso si tiene todo eso, todavía hay una gran probabilidad de que no funcione sin el entrenador de negocios adecuado para catalizarlo.

Muchas empresas han estado utilizando entrenadores de negocios durante décadas. Con el talento y la creatividad acudiendo en masa a las empresas emergentes, es normal que también recurran a los entrenadores de negocios. Un coach ejecutivo tiene el potencial de ayudar a las empresas a evolucionar fuera de su plan de negocios y realmente prosperar. Aquí hay algunas formas en que un entrenador ejecutivo puede ayudar a una empresa nueva a alcanzar el siguiente nivel:

Son objetivos: las nuevas empresas tienen un inconveniente intrínsecamente obvio: sus líderes ven sus empresas como sus propios hijos y están demasiado involucrados emocionalmente y apegados a las decisiones comerciales que toman. La emoción y la pasión son importantes, pero a menudo pueden nublar la percepción, la planificación y la ejecución de los planes de negocios. La objetividad que proporciona un entrenador ejecutivo contribuye en gran medida a mejorar el rendimiento de la startup. Un líder de tal empresa puede aprender mucho de un entrenador objetivo.

Ayude a los líderes a desarrollar su estilo personal: las cualidades de liderazgo son esenciales para el éxito de cualquier empresa nueva. Por eso es importante fomentarlos desde el principio y trabajar con un coach ejecutivo puede ser de gran ayuda en ese sentido. No solo pueden evaluar las habilidades individuales y ver qué se debe mejorar, sino que también pueden trabajar con los líderes para hacer precisamente eso. Los entrenadores sacan lo mejor de las personas. Los buenos entrenadores ofrecen la visión correcta sobre el comportamiento y el pensamiento que fomenta un estilo de liderazgo adecuado para la puesta en marcha.

Ayuda a la creación de equipos: la dinámica del equipo es un asunto complicado. La razón radica en el hecho de que cada miembro del equipo aporta experiencias únicas y puede ser difícil hacer que todo funcione. Un buen entrenador puede ayudar a identificar las diferencias y recomendar formas de mejorar la cohesión del equipo. La efectividad del equipo es una parte importante de cada proyecto de inicio.

Señale de forma preventiva los puntos débiles: ¿sabía que 8 de cada 10 empresas emergentes fracasan en el primer año y medio? La razón es que las empresas no tienen un plan de acción para posibles problemas en el futuro. Incluso los líderes expertos pueden tener dificultades para leer los cambios que se avecinan y reaccionar en consecuencia. Un buen entrenador puede prestar su experiencia en ese sentido y señalar posibles escollos antes de que se manifiesten.

Establecer objetivos: se necesita un sentido unificado de crecimiento para que una startup crezca con éxito. Un entrenador ejecutivo puede trabajar con el líder para alinear los objetivos y la visión de la empresa. No solo eso, sino que el entrenador puede alinear las metas de la empresa con las metas personales del líder para el desarrollo y crecimiento profesional.

Es evidente que un coach ejecutivo hace maravillas con las startups. La experiencia en coaching empresarial que aportan puede marcar una gran diferencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.